martes, 24 de mayo de 2011

SEVENTEEN.

Todo empezó la noche del 21, con la sorpresa de él, un momento emotivo, con sorpresas y con muchísima felicidad. 
Llegaron las 9y30, y después de muchos fallos, muchos 'chafamientos' por llamarlo de alguna manera, estaban cuatro chicas y un chico.  Ellos fueron la alegría de mi día, porque a pesar del dinero, el cansancio o de tener que estudiar mas o menos, ahí estuvieron a mi lado, en mi día. Porque una vez más me han demostrado lo que valen, y sobretodo QUE NUNCA ME FALLAN.  Estuvieron aguantado el calor, el caminar, y el eterno viaje.
Me hicieron pasar un día inolvidable,  en mi ciudad, en mi playa, y en mis calles.
Muchas gracias, sois muy grandes. (L)

2 comentarios:

María:) dijo...

MUY PRECIOSA ERES TÚ.
(L).

Lomáslejosatulado dijo...

Es tan precioso el texto como tuuuuuuuuu :)
(L)

Publicar un comentario